14.1.12

DISOLUCION PARCIAL DE PROINDIVISO SOBRE TRES INMUEBLES PROCEDENTE DE ADJUDICACION DE HERENCIA Y LIQUIDACION DE GANANCIALES

Dos hermanos y su padre son propietarios proindiviso de tres inmuebles en la siguiente proporción: 
El padre tiene 3/6 en pleno dominio y 1/6 en usufructo, en virtud de adjudicación derivada de la herencia de su esposa. 
Las dos hijas tienen, cada una, 1/6 en pleno dominio y 1/12 en nuda propiedad, procedente todo ello de la adjudicación de la herencia de su madre. 
El valor global manifestado de la comunidad de bienes compuesta por los tres inmuebles es de 165.000 euros, de los que:
Al padre le corresponden 89.100:
82.500, por la disolución de la sociedad de gananciales; 
6.600, por el usufructo vitalicio de su cuota de 1/6. 
El valor de cada hija asciende a 37.950 euros:
27.500, por la cuota de 1/6 en pleno dominio; 
10.450, por la cuota de 1/12, en nuda propiedad. 
Ahora, se pretende disolver la comunidad (...) existente, de forma que el padre mantendrá su participación en los tres inmuebles (luego no se extingue el proindiviso), pero las hijas separarán sus respectivas participaciones, quedando una de ellas en poder de 2/6 del pleno dominio y de 1/6 en nuda propiedad de dos de los inmuebles y la otra con las mismas cuotas de participación sobre el tercero de los inmuebles.
La comunidad no ha desarrollado nunca actividad económica alguna y las adjudicaciones guardan proporción con las cuotas de titularidad, por lo que no se van a producir excesos de adjudicación.
Tributación en el ITPAJD:
La DGT en consulta V0632-06, de 23-03-06 informa que:
(...)Existe una comunidad de bienes sobre tres inmuebles originada, a partes iguales, por la disolución de la sociedad de gananciales de sus padres y por la adjudicación de los bienes de la sucesión “mortis causa” de su madre (comunidad hereditaria). Ahora, se pretende disolver dicha comunidad parcialmente hereditaria, en proporción a las respectivas cuotas de participación, sin excesos de adjudicación, disolución que producirá, a su vez, la constitución de nuevas comunidades de bienes; en este caso, comunidades de bienes “inter vivos".
Dado que (...) ni se realiza ni se ha realizado actividad económica alguna en los inmuebles en cuestión, no procede tributar por la modalidad de operaciones societarias, por el concepto de disolución de sociedad. Así mismo, la adjudicación de los bienes en proporción a las cuotas de participación de los comuneros (...) evita la sujeción a la modalidad TPO por los posibles excesos de adjudicación, pues no se producen. Por ello, la disolución de la comunidad de bienes sólo deberá tributar, en su caso, por AJD, pero no por TPO, pues la disolución de una comunidad de bienes no supone transmisión patrimonial alguna (salvo que se produzcan excesos de adjudicación, pues éstos sí suponen transmisiones patrimoniales).

En el mismo sentido, el Tribunal Supremo, en reiterada jurisprudencia, expuesta, entre otras, en su sentencia de 28 de junio de 1999, ha afirmado que “En principio, pues, la división y consiguiente adjudicación de las partes en que se hubieran materializado las cuotas ideales anteriormente existentes no son operaciones susceptibles de realizar el hecho imponible del ITP a tenor de lo establecido en el artículo 7.º 1 A) del Texto Refundido y de su Reglamento … La división de la cosa común debe ser contemplada como la transformación del derecho de un comunero, reflejado en su cuota de condominio, en la propiedad exclusiva sobre la parte de la cosa que la división hubiera individualizado. Con otras palabras: La división de la cosa común y la consiguiente adjudicación a cada comunero en proporción a su interés en la comunidad de las partes resultantes no es una transmisión patrimonial propiamente dicha –ni a efectos civiles ni a efectos fiscales– sino una mera especificación o concreción de un derecho abstracto preexistente”.

En cuanto a la tributación por AJD, la disolución de la comunidad (...) objeto de consulta cumple los cuatro requisitos exigidos para tributar por AJD, ya que al tratarse de bienes inmuebles, su disolución debe formalizarse en escritura pública, que tendrá contenido valuable, es inscribible en el Registro de la Propiedad y no está sujeta ni al Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones ni a las otras modalidades del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados.
Por último, cabe señalar que si alguna de las nuevas comunidades de bienes resultantes de la disolución de la comunidad (...) va a realizar actividades económicas, su constitución estará sujeta al concepto de operaciones societarias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Páginas vistas en total